Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Un monumento a la violencia invisible

Dos madres lloraban los feminicidios de sus hijas frente a una multitud, la noche del 25 de noviembre. Cada vez que se les quebraba la voz, un grupo de mujeres envalentonadas que se encontraba hasta atrás gritaban «justicia». Es un momento difícil para manifestarse teniendo en cuenta la pandemia, pero el llamado de las colectivas logró reunir a varias decenas, si no es que a un par de cientos de mujeres en la concentración por el día de la Eliminación de la Violencia contra las mujeres.